De cumbres y retos: México, la participación ciudadana y la globalización

Tamaño letra:

En un mundo globalizado es imposible sustraerse de los acontecimientos internacionales, de corte comercial, pasando por aquellos que tiene que ver con las relaciones interculturales y hasta las propias ideologías. En este sentido, es fundamental conocer qué se está haciendo en otros países sobre temas que nos competen directamente como organización de la sociedad civil.

  De cumbres y retos: México, la participación ciudadana y la globalización
     
     

Durante estos días se han celebrado dos grandes eventos mundiales que tienen como temática central la participación ciudadana, la justicia penal, la prevención del delito, la seguridad y la pacificación en América y el mundo.

Nos referimos a la VII Cumbre de las Américas, celebrada entre el 8 y el 11 de abril en Panamá, donde se suscitaron hechos relevantes: Por vez primera se reunieron todos los países miembros de la Organización de los Estados Americanos.

Después de haber reanudado relaciones bilaterales, por vez primera se reunieron los mandatarios de Estados Unidos y de Cuba.

Se realizaron reuniones con organizaciones sociales de todo el continente, con jóvenes, empresarios y rectores universitarios.

México SOS fue invitado a la discusión de temas asociados con el estado de derecho y los mecanismos de colaboración regional para la seguridad y la justicia.

Por otra parte, este mismo miércoles se realiza el 13° Congreso sobre Prevención del Crimen y Justicia Penal, en Doha, Qatar (del 12 al 19 de abril), donde se discuten las políticas de prevención del delito y las medidas de justicia penal más eficaces en todo el mundo.

Para esta reunión y por primera vez, el gobierno mexicano logró gestionar espacios de participación presencial para la sociedad civil y la academia. Mediante un proceso de selección entre las propias organizaciones, se eligió a México SOS y dos académicos especialistas en criminología y trata de personas, respectivamente, para representar a la sociedad civil organizada de nuestro país.

¿En qué benefician estas Cumbres a los mexicanos?

En un mundo globalizado es imposible sustraerse de los acontecimientos internacionales, de corte comercial, pasando por aquellos que tiene que ver con las relaciones interculturales y hasta las propias ideologías. En este sentido, es fundamental conocer qué se está haciendo en otros países sobre temas que nos competen directamente como organización de la sociedad civil, ser testigo de otras perspectivas, nos ofrece referentes más claros del diagnóstico nacional en materia de seguridad y justicia y sobre medidas eficaces que otros países hayan adoptado o desarrollado al respecto.

En estas reuniones internacionales hemos constatado que el trabajo que realizamos algunas organizaciones de la sociedad civil mexicana es el correcto pues por ejemplo, a nivel mundial el tema de la transformación del sistema penitenciario es crucial para que haya paz, seguridad y justicia.

 

 

Las experiencias de Sudáfrica y República Dominicana, nos confirman la tarea de reformar integralmente el sistema penitenciario nacional. No es descubrir el hilo negro, es hacer lo que se tiene que hacer. Sí más, no menos.

Si bien las realidades de ambos países son distintas a la nuestra, las problemáticas que presentaban (sobrepoblación, hacinamiento, autogobierno, reincidencia delictiva, violación sistemática de los derechos humanos, etcétera), son muy similares a las nuestras.

De ahí que pugnemos por la aprobación de una nueva Ley de Ejecución Penal acorde con los postulados del nuevo sistema de justicia penal, que dé sustento a la aplicación, sin miramientos, del orden y control de los penales y que impida que, en aras de la reinserción social, se les conceda mayores beneficios a los internos (dentro y fuera del penal una vez cumplida la sentencia) que a las personas que estamos fuera de las prisiones.

Para México SOS la Reforma Integral del Sistema Penitenciario es uno de sus grandes proyectos de trabajo, lo hemos iniciado hace poco más de un año y hemos puesto énfasis inicial en uno de sus componentes esenciales: la Ley Nacional de Ejecución Penal, misma que logramos que el Senado abordara para la discusión con la ciudadanía, a través de las organizaciones de la sociedad civil, especialistas y operadores del sistema. Actualmente se redacta el anteproyecto de Ley, mismo que precisa de la revisión de quienes aportaron sus ideas y experiencia.

Confiamos en que no sólo saldrá una nueva Ley de Ejecución Penal, que es una parte esencial de la reforma integral al sistema penitenciario, sino que será la mejor posible para nuestro país; porque si bien es fundamental el respeto irrestricto de los derechos humanos dentro (y fuera) de los penales, es igualmente esencial considerar a las víctimas que fueron presas de los delincuentes sentenciados.

Afortunadamente hoy contamos con modelos exitosos en México que nos pueden servir como ejemplo, tales son los casos de Chihuahua con 8 penales certificados por la American Correctional Asociation (ACA, certificadora de penales en Canadá; EUA y otros países del continente), El Hongo 2 de Baja California o esfuerzos bien hechos en el Penal de Otumba, en el Estado de México. Todos estos testimonios nos hacen renovar la esperanza de que en uno de los ámbitos más trascendentales de la justicia, pero también de los más olvidados, se pueden hacer bien las cosas con grandísimos beneficios en la seguridad humana y en la baja del delito en las calles de esas regiones. Hoy lo constata la experiencia internacional que sin duda nos ayudará a acelerar este proceso.

Autor: Alejandro Martí
Fuente: Animal Político
Fecha: 15 de Abril 2015

@Alejandro_Marti

Subir